Tríada Primate

Poesía y Humanidades

3 poemas de ÓSCAR PÁEZ | PR1MERA LÍNEA: Catálogo Curado de Poesía Internacional

3 minutos de lectura

3 poemas de ÓSCAR PÁEZ. #Poesía Mexicana
PR1MERA LÍNEA: Catálogo Curado de Poesía Internacional


Sijtli

Mi abuela es un lugar común:
A veces llora a través de mis ojos
Cuando el cáncer le muerde el estómago
Mi abuela es un Xoloitzcuintle que
Amamanta la noche con atole.
De su sexo se desprenden niños pájaro
Y lágrimas de piedra.
Mi abuela ladra a los ancestros
En náhuatl, porque dice que son
Sordos y no escuchan a los extranjeros.
Desde su tumba reposa
Su cuerpo de perro herido,
La lumbre eterna la deja sin pelo.
Mi abuela en su condición de perro
Esta ciega, persigue la luz de la
Familia.
Cada tercer día de sangre
El tecolote canta,
Mi abuela muere.

       ***


Soñé con un perro
Con un perro desollado
Cantaba su cuerpo su
Cuerpo rojo silbaba

Blanca Varela

Rojo lamento

Mi madre soñó con un perro,
Un perro desollado a media noche,
Un perro que lleva mis vísceras,
Mi ropa, la medida de mis ojos,
La oscuridad de mi cabello,.
Mis tenis rotos
Y mis ansias de libertad.
Mi madre soñó con un perro
Que le dice mamá y lanza ladridos
En forma de auxilio,
Auxilio mamá, auxilio, auxilio.
Soñó con un perro cubierto de sarna,
Cubierto de mí,
De mi sombra,
Sombra de cuchillos y balas
Que atraviesan la piel del can,
Del hombre, del niño.
Mi madre soñó con un perro, con un perro
Desollado que responde a mi nombre y aúlla
A la noche con lágrimas y gritos.
Mi madre soñó con un perro de 26 años,
Desesperado jugando su infancia,
En el cadáver de su propia forma.
Mi madre vio en su sueño bolsas negras,
Ya no había perro, ni niño, ni hombre ni carne,
Solo el sueño, la pesadilla, la pesadilla, la pesadilla.

                 ***

Nadie te va a abrir la puerta
Sigue golpeando. Insiste

Blanca Varela

Secretos revelados

Ahora sé que las fotografías funcionan como contenedores, para reciclar
lágrimas que uno, algún día necesitará.
También sé que cada cierto tiempo un vientre se abre para darle vida a un ser

Híbrido,

Sin nombre,

Sin Dios,

Ni credos.

Un octubre mi madre abrió su cuerpo,
Deformando su figura de flor perpetua
Para que el mundo conociera mis ojos de piedra, donde más tarde fueron
extraídos los recuerdos más tristes de la casa.

Mis padres inmortalizaron mi infancia
En un cuadrito de cartón, donde habita un niño que me reclama el extravío de
sus canicas, a mis 26 años sé lo suficiente de el dolor y los excesos, pero no sé
cómo callar al niño de la fotografía.

Me lanzaron como piedra
A un río sin memoria,
Cerquita de la montaña

Con leña prendíamos la luz de los amaneceres y al apagarla nos cubriamos los
miedos con el cobertor
De la noche.

Los libros aburrían como el lenguaje temporal de la neblina que ocultaba la mugre de los perros y la fiereza de los fantasmas.


Ahora sé que las fotografías
Ocultan secretos y que de vez en cuando
Mi madre rezaba para que papá volviera a casa.

                ***


Óscar Páez

Óscar Páez (Huatusco Veracruz, México, 1993). Estudió creación literaria en los estudios estatales de Literatura red de letras 2019, del H. Ayuntamiento de Acapulco Guerrero. Taller de corrección de texto poético con el poeta Jorge Humberto Chávez. Autor del libro Los Castigados 2018 (Híbrido) Armario de Brevedades 2020 (Minificción) Plegarías al espíritu extraviado 2021(Poesía). Coordinador del taller de escritura terapéutica a través de la creación literaria. Miembro del comité de redes del periódico Poético de Tecpan. En 2019 fue reconocido por su labor literaria por la academia de literatura y estadística de la prestigiada academia de literatura de TLAXCALA. Sus textos aparecen en antologías, revistas, Fazzines y periódicos de difusión literaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.