Tríada Primate

Poesía y Humanidades

4 poemas de CAROL ANGELES (Perú) | PR1MERA LÍNEA: Catálogo Curado de Poesía Internacional

4 minutos de lectura

4 poemas de CAROL ANGELES. #Poesía Peruana
PR1MERA LÍNEA: Catálogo Curado de Poesía Internacional


Abuela arcoíris

Aire entre las luces extraterrestres
se forma la niebla
y mi abuela me cuenta sobre la vez que un arcoíris quiso hacerle el amor
“Me fui a lavar la ropa en el río,
estaba solita”
Me cuenta, mientras juego a jalarle la piel sobrante de su brazo y dejarla tiesa por algunos segundos
“Los padres de familia del pueblo me decían que tenga cuidado del arcoíris,
yo sabía que estaba hecho de pura nube pero es que tú no lo has visto de cerquita,
nació a mi lado. Agarré mis tinas, mi ropa sucia y la combiné con la limpia”
Huyó asustada de la luz extraterrestre
quién lo diría,
la mujer más fuerte que he conocido temiéndole al arcoíris.
Al único ser al que le temo es al ser humano.
La escucho con atención,
sus ojitos están cansados
de ver la luz
de ver colores;
pero los míos no se cansan de ver sus ojos, de verla a ella rodeada de nubes
de verla volar con sus trenzas.

Junto memes para pasártelos todos y obtener un brillo

Junto memes para pasártelos todos y obtener un brillo
por WhatsApp y por Telegram cuando no quiero que mis jefes se enteren que estoy en línea
hablando con la hierba que florece en verano
Tú no sabes que me harás falta cuando despegue y mis huesos no pesen más
no espero que lo entiendas
las cosas nunca tienen sentido
no hay un propósito
ni tampoco somos casualidades
En realidad la poesía es lo único que nos acompaña
Y en ese sentido tu boca me recuerda que las aguas se tiñen de verde infinito
de los 7 colores, de gemas, de rosa volcánica
de la mano de mi amado
Y entonces nada más importa
podemos traspasar la palabra de mi lengua a tu lengua y efervecer la soledad
No esperes más
échate conmigo a extrañar a las estrellas
a escribir a mano que te necesito
y a oler tu olor personal que nunca podrás percibir
a cambio, yo siempre lo recordaré.

Cuando el alba de la muerte llegue

Cuando el alba de la muerte llegue
presentiré que me penetras en la salvaje
crepuscular
mientras mis ojos se inundan del líquido contraste negro
pienso no vale la pena llorar por un gigante que pisa fuerte
no vale la pena arrancarle los pétalos a los semblantes ricos en girasoles
los péptidos se pueden gangrenar
como los ojos incrustados por espigas de un campo de oro
no puedo con esto pero puedo contigo
abrí las cortinas desheredé
tus ganas de que no me vaya nunca
la itinerante verdad
mis pupilas sanas que se ensañan con tus faros de luz
el puerto decía Baudelaire
es un lugar en el que los viajeros hallan paz
tú no serás mi puerto pero a cambio, el mar
El mar siempre está empezando
nosotros las formas la dulce encarnación
sálvame aunque no puedas
incrústate en mí
sopla con delicadeza ese diente de león
y bésame para sentir la corriente azulada
que me regalas
mar embravecido besando mi lengua
144 000 leones fueron cazados pero los encontraron haciendo el amor

Pez corazón con taquicardia

“Y yo me cubro, yo me envuelvo, me mezo en mi nostalgia preferida, me abrazo a la almohada y lloro, me avergüenzo de mi edad y no comprendo por qué, tan de repente, ya no soy una niña”.
Alejandra Pizarnik, Diarios

Una lágrima recorre mis ojos sin pestañas
bordea la silueta de mi nariz y recuerdo
que esta noche en la que algunos niños ven Esto es guerra
y se ríen frente a la tele y a los cuerpos desnudos
yo me río también de mi cuerpo desnudo que ya no es mío
que agitada trato de amar
Si pudiera abrazar a mi niña lo haría
le diría que se lave los dientes
que no juegue con el lobo feroz
que nade hasta donde sus pies no toquen la arena, incluso más adentro
y justo allí, que llore
que llore todo lo que quiera
que no habrá dios que la frene
que no habrá madre que la arrulle
que no habrán peces rojos y blancos
solo un beat que combine con su corazón con taquicardia
y ese azul verdoso que tanto ama
Nadará la niña
Nadará el cuerpo sin forma
en dirección contraria
con la espalda contracturada
Pez cuerpo
Pez dios
Pez madre
Pez niña
Pez corazón con taquicardia


Carol Angeles

Carol Angeles (Lima, 1996). Comunicadora social y gestora cultural. Publicó el libro colectivo “Hábitos de caza” del taller de Poesía Clásica del Fondo de Cultura Económica (2020), “Palabras y trazos” del taller Poesía y experiencia: Escribir desde el yo del FCE (2021) y la plaqueta Selección Poética (Libre e Independiente, 2021). Es miembro del Círculo Poético Arawiy. Sus poemas han aparecido en la revista digital Liberoamerica y revista de literatura Grima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.