Tríada Primate

Poesía y Humanidades

Siete poemas de RAQUEL GARZÓN | PR1MERA LÍNEA: Catálogo Curado de Poesía Internacional

5 minutos de lectura

7 poemas de RAQUEL GARZÓN. #Poesía Argentina
PR1MERA LÍNEA: Catálogo Curado de Poesía Internacional


Riesgos de la noche

Extraño privilegio el de ser para otro alguien
como la luna en el agua:
dama de brumas,
fauna del cielo,
fuego y asombro.

Ese azar, si bendice, no es neutral
y confirma la visceral sospecha:

Toda belleza es arbitraria.

II

Ser, otra vez, la sola.
La fuerte.
La que en vano mece su ración de luna
y enciende una vela por segundo,
tratando de ahuyentar la noche.

Un tibio animal que enrola furias
y envuelve el corazón –madero de naufragio-
en lino crudo,
para teñirse el pecho de sol blanco.

III

… y nombrarte despacio,

con dolor de terraplén que se desarma,
resignando sus vigas y sus mañas,
mientras todo lo que amo me abandona
en silencio y para siempre,

Buenos Aires…

Freezerland

Al afiebrado loco que hay en ti, aquieta.
Amordaza al juglar.
Desahucia al necio.
No crepites más, no esperes,
no enfermes de pena ni decrezcas.

Cuando faltes no extrañarán tu risa,
serás más del polvo que del cielo
y comerá tu corazón la nieve.

II

No, no hay, ya:
De los vacíos cuencos no brota agua ni luz,
no pare estrellas la sombra
no se apiada lo oscuro de tu voz más pequeña.

Deberías partir.
Ir donde nadie sepa tu nombre
ni la sal que te agrava las heridas
ni los llantos que aúllan inquietud.

Deberías huir.
Salvarte del incienso quemándose en tus ojos,
del dolor de ser brasa en tu propia piel
y el pie que te patea
y la boca que abomina de tus besos.

Curarte en distancia tanta escarcha.

No, no hay, ya.
Quien prometió la tierra olvidó o se desdijo.

Sólo quedas tú,
con la rabia en los hombros y la muerte del sol en las costillas.

III

Si, alma acerada, la piedra se ortiga
y elude contactos temiendo erosiones,
¿cómo resolver esta porción de soledad:
la dolorosa paradoja
de un cuerpo esquivo y miserable,
sintiendo con hambre inmortal?

IV

Porque el horror de esta noche es tu ausencia,
mido con avidez de avaro la extensión del horizonte,
que mendiga favores, legiones y tormentas.
Todo es tundra, sequía y farsa.

En fiesta agria de arena se arrebatan los muros.
Lo de siempre:

                                   Se acercan miles
                                   que no tienen tu rostro.

Naïve

Besarte
al pie de todos los faroles
de todas las esquinas
de todas las ciudades
en todos los idiomas
con besos de melón, naranja y lluvia
y luz de mediodía en la mirada
como si sólo muérdago
llevara nuestra sangre,

                                                           quisiera.

 

Argumentos de arena

No deberíamos amar nada que pase.
Nada que nos mate un poco
cuando sus signos mueran.

Es decir, nada que ría.
Nada que tiemble o se conmueva.
Nada que florezca para luego marchitarse,
de buenas a primeras.

Nada vivo, si apuramos conclusiones:
Duele tanto ver cómo lo que amamos
se deshace en nuestras manos vencido por el tiempo.

Es más,
no deberíamos amar, si lo pensamos.

Pero no lo pensemos.
                                   Hoy no, al menos.

Poema urgente

No pronuncies gestos ni palabras.
No diluyas dotes de ladrillo:
el agua, el viento, la madera,
los sueños, la piedra y el martillo
son signos glaucos de la vida
que no requieren comprensión ni olvido.

No pienses:
No hay sinapsis en vigencia.

Vencieron los plazos
y los buitres caminan lo que no pueden volar.

No me des la paz que no te pido
ni la guerra que puedo generar por cuenta propia.
Dame de vos lo más prohibido,
aquello que intuyo estás negándome:

Tu fuerza brutal de cataclismo,
tu ronca raíz de remordimientos,
el fatal infortunio de tus días,
la fe que no tienes ni te inventas,
el plomizo ritual de tu rutina,
la asfixia venenosa que desgarra tu silencio,
el temible despertar de tu conciencia,
los trazos grotescos de tu infierno,
tu pobre lucidez de madrugada,
tus giros idiomáticos traviesos,
tu caos, tu insolencia, tu resaca,
tus afiebradas tormentas,
tus castillos de arena casi en ruinas,
tus furiosos dragones lanzallamas.

Dame de vos lo que no quieras darme.
No te protejas de mí, no te me escondas.

Porque antes de desconocerte por completo,
tengo urgencia de aprenderte de memoria.

Kilómetro 0

Memoras la oquedad,
donde fuiste viento, bosque, verbo.

Nacer te educará en astillas.

No estás a salvo ya.
Quedaste impar,
expuesto de ardores y clavijas
ante el estruendo del mundo.

II

Lo que amas,
eso que tu corazón repite
con palabras de lluvia
y tejes sin prisa en los recreos del invierno,
mientras la isla de tus sueños envejece.

Lo que amas te conoce y te desata.
Ha viajado contigo sin herir,
habla tus lenguas y tus furias,
tus gritos de maíz, tu mala suerte.

Brilla, bajo la piel que eliges,
como un tatuaje de arena.

Bedtime

Alguien besó tu risa,
te enamoró la boca experta en algas y jazmines,
usó menta y vino para limpiar tus pesadillas.

Después,
le puso nombre a la niña que siempre serás
y volvió a su territorio,
con el deber cumplido y la impunidad de las posguerras.

Frente a tu puerta pasó el desierto en caravana.

Comiste arena por dos vidas,
supiste de la ira y sus resacas:

Úlcera o duna, preguntaste.

No contestaron.
Y pasaste del infierno al tilo,
para disfrazar de calma el insomnio.

Ahora, cuando te agitas,
frágil como una huella en el agua,
qué busca en tu pecho ese recuerdo,
para qué vuelve.

De más, el mezcal y la fiebre:

Duele,
sólo duele,
perramente,
todavía.

Cuando los escombros no tapen el cielo,
el sueño vengará todas las sangres:

Apagará en otros su crueldad
y humillará en tu nombre la derrota.


Raquel Garzón

Raquel Garzón (Córdoba, Argentina, 1970) Leer, escribir y viajar son las pasiones de Raquel Garzón. Las reunió en el periodismo cultural al que se dedica desde 1995. Abogada por la Universidad de Buenos Aires y Master en Periodismo de la Universidad Autónoma de Madrid, fue editora jefa y editora general adjunta de la Revista Ñ y columnista de Clarín y de El País, periódicos en cuyas redacciones trabajó y para los que hoy escribe. Publicó cinco poemarios, entre ellos Riesgos de la noche y Monstruos privados, ambos publicados por Alción, que la distinguen como una de las voces más singulares de su generación. En 2020 lanzó Fue la gripe, amor (IndieLibros), una nouvelle en formato digital. Conduce el podcast Novela Familiar, que explora las relaciones interpersonales y sus vínculos con la literatura, la historia social y la cultura de época.

Linkedin: Raquel Garzón
Twitter: @rakelgarzon
IG: @raquelgarzon.ok

Podcast de Raquel Garzón:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.