Tríada Primate

Poesía y Humanidades

3 grandes del cuento mexicano. Parte dos; Inés Arredondo y la interiorización del miedo | El espejo enterrado #26

3 minutos de lectura

El espejo enterrado #26, una columna de Daniel Luna


Soy la guardiana de lo prohibido,
de lo que no se explica, de lo que da vergüenza.
y tengo que quedarme aquí para guardarlo,
para que no salga, pero también para que exista.

Inés Arredondo

En la columna anterior hablamos de Amparo Dávila y su capacidad de transformar los escenarios comunes en un ambiente donde anida lo indescriptible. Sin embargo, la escritora de hoy va más allá con una propuesta narrativa que raya en el terror psicológico. Un estilo inédito hasta ese momento en la tradición mexicana y que gracias a su obra se consolidó como un antecedente filosófico y discursivo.

Inés Arredondo nació el 20 de marzo de 1928 en Culiacán, Sinaloa. Perteneció a una familia de clase media alta lo cual le permitió inscribirse en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, lamentablemente esto le trajo una crisis por lo que decidió cambiar de carrera. De este modo termina la licenciatura de Letras Hispánicas en 1950. Un año después, estudió Arte Dramático, y en 1953 un curso de Biblioteconomía.

Durante su preparación conoció a muchos exiliados de la Guerra Civil Española; lo cual se convirtió en un fuerte contrapeso contra las corrientes nacionalistas vigentes en México durante la primeras décadas postrevolucionarias. Además por esos años, descubrió el existencialismo francés, el surrealismo y a la Generación del 27. Dichos elementos son la base para la caracterización de su voz la cual se reflejó desde la temática de sus cuentos hasta las construcciones de sus protagonistas.

Sus primeros escritos datan de 1954. No obstante, el libro que nos interesa señalar en este momento es Río Subterráneo el cual salió al mundo en 1979 como una colección de cuentos que recopilaban lo mejor de la obra de esta escritora.

Este libro reúne doce relatos los cuales existen gracias a la insistente labor de Arredondo y su interés por expiar su alma con letras. Ejemplo de lo anterior son los cuentos; La palabra silenciosa, 2 de la tarde, Los inocentes, Las muertes, Orfandad, Apunte gótico, Río Subterráneo, Año nuevo, En Londres, En la sombra, Las mariposas nocturnas y Atrapada. Todos disponibles para su inmediata lectura.

En cada uno de los títulos mencionados, se puede percibir una narración precisa que guía al lector a través de las zonas más oscuras de la mente humana mientras se descubren mundos prohibidos y desgarradores. Aquellas realidades que internamente están configuradas por lo imposible en una relación entre el dolor y la locura.

Lo anterior arrasa con lo conocido y se enfoca en el interior donde prevalece una búsqueda de sentido interrumpida por el abandono, el aislamiento y el autoexilio. Este anhelo es el lugar común en donde, tanto escritora como lectores, podemos encontrarnos pues compartimos la capacidad de reflexión que dirige nuestros pensamientos a instantes eternos frente al vació interior.

No obstante, ese espacio no siempre carece de lo que buscamos debido a la disposición de nuestra naturaleza por llenarlo con experiencias. Es entonces donde la escritura de Arredondo aprovecha el eco para enunciar el resultado de esta interiorización. El miedo a la muerte, a la injusticia y a la soledad.

Ese destino que no mantiene vivos, que nos inspira y fortalece. Un final perfecto para las historias de Inés Arredondo las cuales aportan un segundo nivel de profundidad al cuento mexicano y que concatena perfectamente con la última autora. Un legado que traspasó generaciones, grupos y movimientos, y que hoy sigue sorprendiendo a los lectores quienes buscan en su alrededor una nueva perspectiva en la intimidad de su conciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.