Tríada Primate

Poesía y Humanidades

Neo-japo mexicanos y destellos neón: Dakotta | Miscelánea WAV #19

5 minutos de lectura

Miscelánea WAV #19, una columna de Enrique Chávez


Llevamos haciendo miscelánea desde hace ya un par de meses y apenas me estoy dando cuenta de una cosa: jamás he hablado de mis bandas locales, esas que casi podías toparte todos los fines de semana previos al apocalipsis covidiota y que diagnosticaban una parte muy especial de nuestra música tlaxca. No me malinterpreten, está de lujo compartirles los proyectos nacionales e internacionales que yo escucho regularmente y que me encantan; sin embargo, rara vez me detengo a pensar en qué carajos estamos produciendo (o se está produciendo, mejor dicho) en mi ciudad natal, Tlaxcala. Estamos en el ombligo de Meméjico, uno muy pequeño, pero no por eso debemos decir que no contamos con música inigualable y resplandeciente en sus propias esferas; al contrario, hay poder suficiente para competir en el mercado mejicano y sobrepasar a aquellos proyectos que ya de por sí exceden lo independiente.

Últimamente hemos organizados shows en vivo más constantes y de aquí viene la incógnita: ¿qué bandas representan a Tlaxcala como parte de un patrimonio fantasmagórico de música impecable, amorfa y sutilmente encantadora? Tengo respuestas muy buenas; no obstante, hoy quisiera concentrarme en un gusto típico y memorable para los que estamos un poquito más familiarizados con la escena tlaxca de mayor envergadura y longevidad: Dakotta, banda post-instrumental creada directamente de las entrañas de un rock telúrico, inesperado, neón y altamente adictivo.

Dakotta no es una banda amateur de Tlaxcala y mucho menos es un proyecto convencional. Yo todavía era un morro meco de 17 años cuando Dakotta ya lanzaba su primer álbum homónimo[1], y creo nadie estaba preparado para el desvergue que traía consigo. Si algo tiene Tlaxcala, aparte de ser una gran provincia donde todo mundo se conoce, es que todavía no se rompe la barrera que separa lo “clásico” de lo “atrevido”. Me explico; muy pocas bandas se atreven hoy en día a meterse en el concepto de “post-todo” para salir del foco de atención rockero-all star (por eso existen tantos proyectos de covers que pegan casi de inmediato), y bandas como Dakotta son el gran indicio para decir: “escucha esto, cabrón; es rock instrumental y te va a romper la madre”.

Bueno, pues así es Dakotta: una banda de poderes etéreos que centra su atención en sonidos más dinámicos, ejercitantes y en una magia que se desenvuelve según la naturaleza de cada rola. Lo que escribí antes no es mamada, neta que nosotros en Tlaxcala tenemos pocos proyectos alejados del rock convencional; para mí, Dakotta es un caso bien especial porque, aunque sí está metida dentro de la escena instrumental-nacional de sonidos punzocortantes y profundos, posee su propia forma de actuar frente al post-rock y sus variantes sci-fi.

De hecho, la banda me parece un gran ejemplo de cómo actúa la tan choteada “miscelánea”. Aunque su fórmula se encuentra condensada en guitarrazos potentes, bajeos impredecibles y ritmos de bataca locochones y en ocasiones endemoniados, Dakotta no deja de sentirse como una ola constante de mutaciones similares al mar de LCL en Evangelion. Si te has chutado ese pinche anime (las nuevas pelis también están coquetas) o los mangas, seguro vas a entenderme: recién terminado el caos y la reconstrucción de un escenario podrido, llega la tranquilidad y el ansia de saber qué es lo que viene después. Así se siente el hito lúdico de Dakotta: un madrazo aderezado con detenimiento, reflexión y un poquito de lentitud aguda que le va de maravilla a su género y a su intención creativa.

Su EP homónimo me encanta porque ya predice hacia dónde va la estética de la banda, pero ahora me parece que han logrado cosas mucho más locas y significativas. Últimamente me he estado chutando su split con It’s All About (un heterónimo bien justificado y paralelo a las construcciones de Dakotta liderado por nuestro también amigo Ramiro), 1994[2], y sólo puedo decir que el sonido de la banda es impecable por donde quieran verlo. Verlo en vivo también te da otra perspectiva de cómo se desenvuelve la química del proyecto, y es ahí cuando te das cuenta de la gran coordinación y enfoque de Dakotta para transportarnos a una situación de descontrol, adrenalina y emoción templada.

Desde loops progresivos y compresiones ambient dotadas de un poder innato, Dakotta es una banda que sabe cómo manejar la saturación y lo nostálgico desde horizontes intangibles y simplezas inigualables. Es difícil encapsular a Dakotta en un solo género y en una sola cosmovisión del rock instrumental porque la banda jamás se detiene en su propio concepto. Desde rolas tranquilonas y pseudo bailables hasta conmociones atípicas del post-rock, la banda encuentra un equilibrio que se sostiene de jugar en diversos contextos y desmitificarse a partir de la reacción humana de ir de acá para allá sin un rumbo determinado. Entrarle al desmadre de Dakotta es movernos por pantanos cyberpunk y entroncamientos cálidos con un paisaje instrumental de potencia neo-japonesa, pero con ese toque narrativo del movimiento instrumental mexa.

Tenía buen rato que me latía el desmadre de Dakotta y ahora armamos shows juntos. Es raro pasar de ser “fan” a sentirte productor independiente con tus bandas locales, pero si algo he aprendido en estos meses ha sido a apreciar qué es lo que tienes a la mano, jugar con las posibilidades y dejarse ayudar por los compas. Recién comenzamos a despegar hacia otros lugares y qué mejor que empezar de cero y reconocer cuáles son los proyectos de casa que tienen ese toque especial-espacial que nos acercan a la escena nacional. Aunque Dakotta ya es un gigante a comparación de otras bandillas y artistas que comienzan su currículum sonoro, siempre es bueno reconocer cuáles fueron las bandas que expandieron el panorama tlaxca a partir de un sonido fresco, cautivador y malviajado. Así que ahí les dejo la tarea: chútense a Dakotta y dosifíquense en trasfondos posesivos y agotadores desde un post-rock de altura mexa.


[1] https://dakotta.bandcamp.com/album/dakotta
[2] https://dakotta.bandcamp.com/album/1994-split-it-s-all-about-dakotta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.