Tríada Primate

Poesía y Humanidades

Si me matan: Silvana Estrada | Meditación en el umbral #13

8 minutos de lectura

Meditación en el umbral #13, una columna de Fabi Bautista


“Seamos intolerantes al silencio” proclama la académica y escritora guatemalteca Guisela López ante la imperante ola de violencia que viven las mujeres de todo el mundo.

-Cada día, 137 mujeres son asesinadas por miembros de su propia familia.
-En Latinoamérica, una mujer es asesinada cada dos horas.
-En México, son asesinadas diez mujeres al día.

“Ponle nombre a tu tristeza, para conocer el nombre de lo que añoras” escribe la poeta zapoteca Natalia Toledo en El dorso del cangrejo. Nombrar el dolor y la rabia nos permite materializarlo, reconocerlo, palparlo. Nombremos los horrores de la violencia porque no podemos combatir lo que no decimos en voz alta. Nombrémoslo porque hacerlo es también posibilidad de cambio, de lucha, de sanación.

La poeta española Raquel Lanseros afirma que la poesía es el territorio absoluto de la libertad y me atrevería a tomar sus palabras para contribuir con las mías y decir que la poesía es también el territorio de la esperanza. Así, bajo esta premisa, nacida del dolor y del anhelo, de lo político y lo poético, el sencillo “Si me matan” de la cantautora mexicana Silvana Estada adquiere eco con cada verso que nos remite al México feminicida, a la sociedad machista y misógina donde ser mujer es ya un acto de resistencia. La compositora, egresada del Centro de Estudios de Jazz (JAZZUV) de la Universidad Veracruzana, asume —desde lo sensible y el amor por la vida— una voz poética desde el “yo”, que en realidad somos todas, para cantar:

Si me matan
cuando me encuentren
que digan siempre
que digan siempre
Que fui cantora
viviendo sueños
que como todas
crecí con miedo

Recordemos a las niñas cuyos sueños fueron arrebatados antes de extender sus alas.

Recordemos a Fátima Cecilia Aldrighetti Antón, cuyo cuerpo apareció con signos de violencia sexual y tortura dentro de un costal envuelto en una bolsa de plástico a kilómetros de su escuela al sur de la Ciudad de México.

“Hoy fue mi hija, mañana puede ser la de ustedes” declaró Magdalena Antón Fernández tras recibir la noticia.

Siete años.

No cabe tanto dolor en la palabra. / Desbordan el silencio / las sonrisas truncadas, / los besos sin florecer / las promesas… / barriletes sin hilo / derivando en el viento. – Guisela López, Ni una más.

Y aún así
salí solita
a ver estrellas
andar los días

Recordemos a las que emprendieron un viaje del cual nunca volvieron.

Recordemos a Marina Menegazzo y María José Coni, mochileras argentinas cuyos cuerpos fueron hallados —con 48 horas de diferencia— dentro de bolsas plásticas cerca de las playas de Montañita, en Ecuador.

“Quedó paralizada por un tiempo. No se podía mover, pero sí podía ver y escuchar lo que pasaba.” declaró la forense encargada de revisar el cuerpo de Marina, asesinada por lesiones punzocortantes que perforaron su columna vertebral y médula.

A María José la mataron de un golpe en el cráneo, las fracturas en el fémur y las lesiones en su zona genital revelaron huellas de abuso sexual.

21 y 22 años, respectivamente.

A cambio de un cadáver herido, mutilado, se deja de esperar a la hija. / A la hija que salió de la casa con urgencia pero que no se dio prisa en volver. / Demoró su vuelta tanto y tanto hasta borrar los compartimentos del tiempo. – Ana Rossetti, Halladas.

Y aún así
salí solita
a ver estrellas
a amar la vida

Recordemos a las hermanas y las hijas, cuyos nombres se suman a la interminable lista de feminicidios a los que México les debe justicia.

Recordemos a Mara Fernanda Castilla Miranda, estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), violada y estrangulada tras abordar un taxi de la plataforma Cabify.

Envuelto en una sábana, su cuerpo fue despojado en un barranco en Xonacatepec.

19 años.

Sus nombres, / –bocanada vergonzosa y aterradora–, / han dejado de estar lejos / y nos gritan a la cara, / nos estallan en las manos. – Alejandro Merino, Sus nombres.

Si me matan
si es que me encuentran
llénenme de flores
cúbranme de tierra

Recordemos a las que entregaron su vida a los otros en un país que siembra muertos.

Recordemos a María Elizabeth Montaño Fernández, cuyo cuerpo fue abandonado en la carretera Cuernavaca—México tras diez días de su desaparición.

Eli, como la llamaban sus amigos, fue doctora del Centro Médico Nacional Siglo XXI y jefa de Calidad Educativa del IMSS, defensora y activista por los derechos de la comunidad LGBT+.

47 años.

¿En qué mundo se pueden robar vidas sin que los indicios hablen, los rastros indiquen, los testigos revelen? –  Ana Rossetti, Arrebatadas.

Que yo seré semilla
para las que vienen
que ya nadie nos calla
ya nada nos contiene

Recordemos a las que fueron crucificadas en vida y revictimizadas por una sociedad machista, misógina y violenta.

Recordemos a Ingrid Escamilla Vargas, asesinada por su pareja en su domicilio.

En cuestión de horas, medios de comunicación sensacionalistas habían difundido sin censura las imágenes de su cadáver desollado.

Para ellos, nuestros cuerpos desmembrados son un objeto más que desplegar en primera plana ante la mirada sentenciosa movida por el morbo y el escándalo.

25 años.

A partir del 2020, la Ley Ingrid penaliza a todo aquel que filtre imágenes, archivos o documentos de las investigaciones en trámite o procedimientos penales.

No podemos cerrar los ojos al terror / su laberinto podría devorarnos. – Guisela López, Ni una más.

Y que suenen los cantos
como un manto tibio
curándonos la herida
de lo que hemos perdido

Recordemos a las que buscaban cambiar un mundo que terminó por darles la espalda.

Recordemos a Lesvy Berlín Rivera Osorio, estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) plantel Sur de la Ciudad de México, asesinada por su novio, quien la ahorcó y abandonó su cuerpo en una caseta telefónica en Ciudad Universitaria.

22 años.

“Para despegar las costuras con que me cosieron los párpados / tuve que alzar una antorcha que nacía de mi vientre, / incineré mi cuerpo para creer en la justicia / y me topé con la ignorancia.” —Natalia Toledo, El dorso del cangrejo.

Y que un grito cual trueno
nos arranque del duelo
nos han quitado tanto
nos quitaron el miedo

Recordemos a Victoria Esperanza Salazar Arriaza, salvadoreña asesinada por policías en Tulum ante la mirada inerte de los transeúntes.

Recordemos a Karla, quien trabajaba como taxista en un carro de golf en Holbox y cuyo cuerpo fue abandonado con signos de violencia extrema en Punta Ciricote.

Aquellos lectores que me han acompañado a través de los artículos publicados en esta columna saben que “Meditación en el umbral” pretende ser un espacio de visibilización, denuncia y resistencia femenina. De la mano de la teoría, la literatura y lo cotidiano, he buscado analizar, sino es que escudriñar —a través de una mirada crítica— la amplia tradición de discursos que nos han reprimido, subyugado y violentado.

Hallo lo femenino y lo feminista en los rincones donde impera la injusticia y la desdicha, la rabia y el temor, pero también los sueños y las aspiraciones. Y es que entre tantos deseos que se entretejen con cada línea que escribo está el de cambio; el de reexaminar, cuestionar y reapropiarnos de una narrativa que se nos ha impuesto para (re)construir una sociedad libre de violencia contra la mujer.

El día de hoy no pretendí escribir un análisis, reseña o crítica de obras literarias o filmes. Hay algo que nos llama con urgencia y, por ello, en su lugar, quise rememorar – gracias a la voz de Silvana Estrada— a las mujeres víctimas de feminicidio y violencia de género, para que sus nombres no se trastoquen en el olvido, para que recordemos que aún les debemos justicia. 

Silvana, como muchas de sus contemporáneas, así como las que sembraron el camino sobre el cual nos erigimos hoy para pronunciarnos ante la violencia, construye —a través del arte— un espacio de sanación, de sororidad y, sobre todo, de resistencia. Así, verso a verso “Si me matan” acaricia el alma doliente de cada mujer que sueña y lucha por un mundo distinto. “Seamos intolerantes al silencio” concluye Guisela “para que ni una más sea despojada de abril, del viento y de la lluvia”.

Por ellas y por nosotras, por las que vienen y las que se fueron. Por si mañana soy yo, deseo ser la última. Gracias, Silvana.  

Que quede la esperanza
y el azul del cielo
mirarnos a la cara
hermana yo te quiero

Puedes encontrar el video de “Si me matan” en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=oeU7rb—dBow


Bibliografía

  • Ayuda en Acción. (26 de Octubre de 2020). Cifras y datos de violencia de género en el mundo (2020). Ayuda en Acción. https://ayudaenaccion.org/ong/blog/mujer/violencia-genero-cifras/#:~:text=Seg%C3%BAn%20las%20estad%C3%ADsticas%20mundiales%2C%201,de%20su%20pareja%20o%20expareja.
  • BBC News Mundo. (11 de febrero de 2020). Feminicidio de Ingrid Escamilla: la indignación en México por el brutal asesinato de la joven y la difusión de las fotos de su cadáver. BBC Mundo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-51469528
  • BBC News Mundo. (17 de febrero de 2020). Caso Fátima: lo que se sabe del asesinato y tortura de la niña de 7 años cuyo caso conmociona a México. BBC Mundo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-51540101
  • El Universal. (15 de febrero de 2020). Presentan iniciativa de ley “Ingrid”, contra filtración de imágenes. El Universal. https://www.eluniversal.com.mx/metropoli/cdmx/godoy-plantea-iniciativa-de-ley-para-castigar-filtracion-de-imagenes
  • France 24. (3 de marzo de 2020). Una mujer es asesinada cada dos horas en América Latina por el hecho de ser mujer. France 24. https://www.france24.com/es/20200303-dia-de-la-mujer-feminicidios-latinoamericano-violencia-genero
  • Hernández, G. (16 de septiembre de 2017). Mara Fernanda fue violada y luego estrangulada por el chofer de Cabify: fiscal de Puebla. Proceso. https://www.proceso.com.mx/nacional/estados/2017/9/16/mara-fernanda-fue-violada-luego-estrangulada-por-el-chofer-de-cabify-fiscal-de-puebla-191547.html
  • Infobae. (11 de agosto de 2016). Los escalofriantes detalles de cómo murieron las mochileras argentinas en Ecuador. Infobae. https://www.infobae.com/sociedad/2016/08/11/los-escalofriantes-detalles-de-como-murieron-las-mochileras-argentinas-en-ecuador/
  • Merino, A. (9 de febrero de 2019). Tres poemas sobre los feminicidios en México. Liberoamérica. https://liberoamerica.com/2019/02/09/tres-poemas-sobre-los-feminicidios-en-mexico/
  • Milenio Digital. (18 de octubre de 2019). Lesvy Osorio, recuento del caso por el feminicidio de la joven. Milenio. https://www.milenio.com/policia/lesvy-berlin-osorio-caso-feminicidio-joven-cronologia
  • Mixtzin, A. (26 de marzo de 2021). “Si me matan”, de Silvana Estrada, una canción que honra las muertes y la vida. Malvestida. https://malvestida.com/2021/03/si-me-matan-silvana-estrada-cancion/
  • ONU MUJERES. (2020). Hechos y cifras: Poner fin a la violencia contra las mujeres. ONU MUJERES. https://www.unwomen.org/es/what-we-do/ending-violence-against-women/facts-and-figures
  • Pineda, E. (4 de septiembre de 2017). Poemas feministas para las mujeres que ya no tienen miedo y quieren cambiar el mundo. Cultura Colectiva. https://culturacolectiva.com/letras/poemas-de-guisela-lopez-mujeres-sin-miedo
  • Resumen Latinoamericano. (29 de febrero de 2016). Violencia de género. Femicidio de las mochileras: La culpa de las víctimas. Resumen Latinoamericano. https://www.resumenlatinoamericano.org/2016/02/29/violencia-de-genero-femicidio-de-las-mochileras-la-culpa-de-las-victimas/
  • Toledo, N. 2016. El dorso del cangrejo. México: Editorial Almadía.
  • W Radio México. (19 de junio de 2020). Justicia para Elizabeth; encuentran sin vida a doctora trans desaparecida. W Radio México. https://wradio.com.mx/radio/2020/06/19/nacional/1592573981_311778.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.