Tríada Primate

Poesía y Humanidades

The Sandman: una adaptación exitosa | F es de Fantástico #32

5 minutos de lectura

F es de Fantástico #32, una columna de J. R. Spinoza


El pasado viernes 5 de agosto se estrenó la serie The Sandman, basada en la obra homónima del escritor Neil Gaiman. El proyecto estuvo bajo los sellos de Warner Bros y Netflix.

Durante muchos años se buscó realizar un proyecto audiovisual de la que se ha convertido en una de las mejores novelas gráficas de todos los tiempos. Su creador, Neil Gaiman rechazó por años las propuestas de adaptación por no satisfacer sus estándares de calidad. Por eso mismo, me tomó por sorpresa el anuncio de que por fin se concretaría una serie de la mano de Netflix. ¡Netflix! La que alguna vez fue la plataforma líder en streaming es reconocida por sus pésimas adaptaciones. Se me revuelve el estómago de recordar el fracaso que fue Death Note y la hilarante escena de Paola Núñez cantando y bailando Don’t Start Now de Dua Lipa en la que para muchos es la peor adaptación (de una larga lista de malas adaptaciones) de Resident Evil.

Así que esperé la serie con algo de temor. Afortunadamente, Neil Gaiman no decepciona, le pone tanto mimo a sus obras,  siempre está pendiente que se les respete en esencia y calidad. Ciertamente, hubo cambios (de los que escribiré más adelante en el texto), pero el éxito la serie es el protagonista: Dream, quien logra mantenerse fiel a su contraparte gráfica.

La serie tuvo un presupuesto de aproximadamente 15 millones de dólares por episodio (según el portal  https://fueradefoco.com.mx/destacados/serie-sandman-netflix-presupuesto/

Presupuesto que se nota en la fotografía y los efectos visuales los cuales calcan varios de los mejores momentos de la novela gráfica.

Sobre los cambios

Aquí podemos dividir en dos tipos de cambios.

Los cambios en el aspecto de los personajes que no afectan la historia y los cambios en el trasfondo de los personajes que sí cambian la historia.

En el primer punto, el personaje de Muerte, hermana del protagonista es interpretada por Kirby Howell-Baptiste, la cuál se diferencia de su contraparte del cómic en el color de piel, bueno y quizá la personalidad de Kirby sea un poco más vivaracha. Creo que el cambio no afecta a la serie y la actriz hace un estupendo trabajo brindándonos esa adaptación de la muerte cálida que se preocupa por los humanos.

Muchos (incluyéndome) deseábamos ver al Lucifer de Tom Ellis aparecer en The Sandman, sin embargo, entiendo porque no fue así. Los guionistas se tomaron muchas libertades al escribir al personaje para su serie Lucifer, y ya no embona en el universo de The Sandman. La actriz que eligieron para el papel ya probó tener gran talento en Game of Thrones y ahora lo reafirma con una sobria encarnación del Portador de Luz. Gwendoline Christie no decepciona.

En el caso del mayordomo Lucienne, Vivienne Acheampong hace un estupendo trabajo como personaje de soporte y derrochando elocuencia, además  hace gran dupla con Tom Sturridge en todas sus escenas.

El siguiente cambio es algo que muchos fans de John Constantine hubiésemos preferido no tener, Matt Ryan nació para interpretar el papel y pese a que su serie fue cancelada hace años, logró sacar del cómic al personaje. Otra sorpresa que hubiese Sido bien recibida era el regreso de Keanu Reeves al manto del exorcista de Hellblazer. No tuvimos ni una ni otra, en su lugar Jenna Coleman interpretó a Johanna Constantine. Creo que su actuación fue muy buena con esa esencia socarrona del personaje. El cambio no afectó a los acontecimientos de Preludios y Nocturnos que abarcaron los primeros seis episodios de la serie.

Extrañé a Detective Marciano y a Etrigan, el demonio. Sé que su relevancia es menor en la novela gráfica pero siempre se agradece ver otros personajes de DC. Gaiman quiso alejar la serie del universo de DC y bueno… dónde manda capitán no gobierna marinero. Es bueno que estén en el cómic.

Un personaje que sí cambiaron de trasfondo fue John Dee, antes de leer Sandman pude ver una aparición del personaje en el capítulo 31 de la serie animada de La liga de la justicia, “Sólo un sueño”. En Preludios y Nocturnos el personaje comienza en prisión a causa de  La liga de la Justicia y se hace mención que su poder venía del rubí.  En la adaptación de Netflix lo hicieron el hijo no legítimo de Roderick Burgess. Dejando una vez más de lado a la Liga.

Algo que sí sentí que hicieron mal (aunque supongo que fue por presupuesto) fue en el capítulo “Una esperanza en el infierno”. He leído de varios críticos que es el mejor capítulo de la serie, y la verdad es que no. Es el mejor del cómic. En el cómic es perfecto. En la serie hacen ver a Lucifer cómo algo tonto el que Sandman lo venza con la jugada de la Esperanza, en el cómic vence a un demonio con eso, pero humillar así a Lucifer y en su reino. Es muy barato. En el cómic después de ganarle al demonio, Morfeo reclama su yelmo. Luego castigan al demonio perdedor y Lucifer le dice que no se irá, que tendrá que pasar a través de decenas de miles de demonios. Sandman se echa el discurso de soñar con el cielo y las hordas de condenados lo dejan pasar, justo por en medio. Esa imagen es asombrosa en el cómic y la eché de menos.

Los mejores capítulos de la serie, en mi opinión son el número 5 “24 horas” que es mucho más digerible que en el cómic y el número 6 “El sonido de sus alas”, justo la presentación de Muerte y Hob Gadling interpretado por Ferdinand Kingsley. Personalmente me gustó tanto porque en este capítulo Morfeo se siente muy humano. Y tiene sentido que sea justo a la mitad.

Disfruté mucho de la adaptación. Creo que es un trabajo fenomenal de todos los involucrados. Han cuidado una historia que me fascina y por ello se los agradezco mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.