Tríada Primate

Poesía y Humanidades

Fortune Plango Vulnera | de la sección ENCUENTRO CHALADO

2 minutos de lectura

Entrega de la sección ENCUENTRO CHALADO, de Jasmin Carmina


Lloro por las ofensas de Fortuna
con ojos rebosantes,
porque sus regalos para mí
ella rebeldemente se los lleva.
Verdad es, escrito está,
que la cabeza debe tener cabello
pero frecuentemente sigue
un tiempo de calvicie.
En el trono de Fortuna
yo acostumbraba a sentarme
noblemente
con prosperidad
y con flores coronado;
evidentemente mucho prosperé
feliz y afortunado,
ahora me he desplomado de la cima
privado de la gloria
(Montemayor 72)

¿Qué forma tiene la Fortuna? ¿Es que sigue siendo a la imagen y semejanza de una diosa griega? ¿Cómo ha legado a ser asociada a la rueda?

La diosa griega Tyche (homónima de la diosa romana Fortuna) era la divinidad protectora de las ciudades que además era la causante de la buena y mala suerte, una diosa inestable por naturaleza con la potestad de decidir el destino de cualquier mortal. Sus primeras representaciones pictóricas nos muestran a una divinidad femenina desnuda que sostiene con la mano izquierda un cuerno de la abundancia y en la derecha sujeta un timón (con el cual dirige la fortuna del hombre), toda ella encima de un pedestal esférico, el globus que figura su inestabilidad.

Sin embargo fue la Edad Media la que formó a Fortuna como una rueda, la inestabilidad formaría parte de su forma. Fue Boecio en su libro Consolation Philosophiae donde ilustra la rueda como forma, dice “Esta es mi fuerza, juego a este juego sin interrupción: giro la rueda con rotación caprichosa, tengo el placer de cambiar las cosas efímeras por las más elevadas y las más elevadas por las efímeras”. En Hortus deliciarum tenemos a la fortuna controlando la palanca que gira la rueda, en la parte más alta está el rey coronado, que mientras va girando va perdiendo la corona. El elemento más significativo del manuscrito es la presencia de unas inscripciones que indican el estado del rey en cada una de las partes de la rueda: glorior elatus (soy glorificado), descendo minorificatus (cuando desciendo soy inferior), Infimus axe premor (en la parte inferior me siento oprimido), rursus ad alta vehor (vuelvo a subir). En el eje de la rueda podemos leer Sicut rota volutatur, sic mundus instabili cursu variatur (así como la rueda gira, la inestabilidad del mundo sigue su curso)

¿Por qué contarles esto? No lo sé, espero que les sirva en algo. Y que si están abajo seguro volverán a subir, no se preocupen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.