Tríada Primate

Poesía y Humanidades

Full Metal Alchemist: Brotherhood. Una cita entre la moral y la metafísica (parte1) | Versailles Anime #23

7 minutos de lectura

Versailles Anime #23, una columna de Francisco Maldonado


Esta columna contiene SPOILERS del manga y el anime de Full Metal Alchemist.

Como lo había planteado en el TOP del 2020, durante este nuevo año íbamos a tratar aquellos animes que para muchos son obras de culto, para otros resultan indispensables, o simplemente son buenos shounen. Está claro que dentro de este mundillo hay series que ocupan una gran parte de la conversación sin la necesidad de ser actuales, y con esto me refiero a su emisión. Obras como Neon Genesis Evangelion o One Piece (sobre las cuales tenemos columnas a disposición) poseen un fandom tan grande como delicado, a estas sin duda podríamos sumar la actual Shingeki no Kyojin, misma que con el final de su manga hace unos días ha despertado una acalorada discusión, ¿cuál es el mejor anime de todos? Creo que todos vamos a estar de acuerdo en que, si el hecho de hacer el top de un año puede generar un debate muy picante, el intentar establecer qué serie es la mejor, solo elevaría esta polémica a la “n” potencia.

Durante muchísimos años Full Metal Alchemist: Brotherhood ocupó el primer lugar en casi todos los rankings de internet y de algunas revistas especializadas. Es de aquellas series que ha envejecido bastante bien, no solo porque su historia siempre parece tener resonancia con lo que vivimos, sino porque toda la construcción de su mundo y personajes, fue cuidada con extremo detalle desde el inicio. He de confesar que esta es mi serie favorita, he leído que para muchos críticos representa el culmen del anime, pero más allá de todo ello, quiero invitarlos a un viaje que nace en lo más profundo del corazón de este columnista. Este viaje durará algunas semanas y buscará cubrir algunos de los aspectos que a mi entender hacen de esta serie la mejor, pero por sobre todo, buscará que nuevas personas la vean si no lo han hecho, y que si ya la vieron, le den una segunda oportunidad bajo una nueva perspectiva. Espero al final de este 2021 realizar dos tops, uno del año y otro que abarque lo que para mí sería el top 20 de todos los tiempos. Usaré mis entregas previas a este top para analizar a detalle algunas series, y de esta manera tener columnas mucho más ligeras al momento de realizar estos rankings. Conesto dicho y aclarado, arranquemos.

Edward y Alphonse Elrick (protagonistas) se encuentran en una investigación en la ciudad de Liore, aquí encuentran al Padre Cornello, una figura santa que se autoproclama emisario de Dios. Él era conocido por tener la “capacidad” de cargar con poderes milagrosos, nada más lejano a la realidad. El tipo no es más que un estafador que usa una réplica de la piedra filosofal para adoctrinar a los habitantes de Liore como un falso profeta. Estos milagros no son más que reacciones generadas por la alquimia, una doctrina y estudio experimental de los fenómenos químicos, la cual pretende descubrir aquellos elementos que constituyen el universo.

Los alquimistas son científicos. Como verás, nosotros no creemos en creadores, Dios y semejantes. Nosotros observamos las leyes de la física que gobiernan este mundo y perseguimos la verdad

Edward Elrick

La mirada escéptica de Edward a la religión y la fe, se debe a su perspectiva cientificista de la realidad. El cientificismo o cientifismo, sostiene la idea de que la ciencia empírica constituye la cosmovisión más acreditada y fidedigna del conocimiento humano; excluyendo otros puntos de vista, ya sean religiosos o espirituales. Lo importante de este cientificismo es la manera en que la serie lo usa como punto de conflicto con la religión, la ética y la moral. La serie nos brinda una visión corrupta de las instituciones que fomentan estas ideas religiosas, y cómo los creyentes, al ser personas fuertemente emocionales, terminan siendo fácilmente adoctrinables en sus momentos de mayor incertidumbre. Un claro ejemplo de esto es Rose, que luego de que su único sostén para la vida muriera, intentó encontrar consuelo a través de Dios y la fe. Cegada por su falta de voluntad, fue fácilmente manipulada por el Padre Cornello, solo para que tiempo después se diera cuenta de que su situación no había mejorado, su paso por la fe solo había tapado sus temores e inseguridades, más no los había eliminado. Ella seguía siendo una persona que necesitaba aferrarse a las personas, a algo, a lo que sea. Ella no había madurado.

“ -¿A qué voy a aferrarme ahora? ¡Dímelo! (Rose)
-Es algo que deberás descubrir sola. Levántate, camina y avanza. (Edward)”

Pero el verdadera choque llega un par de capítulos después. Los hermanos Elrick son enviados a estudiar con el alquimista Shou Tocker, el cual era conocido por ser el primer alquimista en crear una quimera capaz de hablar. En su segundo intento para tratar de conservar su título de alquimista estatal, este creó una segunda quimera no solo capaz de hablar, sino de sostener una conversación. Lo que nos genera conflicto aquí, es que se nos revela que usó a su mascota y a su propia hija para crear a la quimera. Su expresión, desprendida de cualquier tipo de remordimiento, es una imagen que a todos se nos quedó grabada en la cabeza, ya que para él simplemente estaba haciendo lo que la ciencia demanda.

El progreso de la humanidad es el resultado de incontables experimentos humanos.

Shou Tocker

Ahora la ciencia no se ve tan inocente, ¿verdad? Al final, ¿quién es menos ético? La ciencia que justifica sus acciones poco éticas en el supuesto bien de la humanidad, o la religión que ejecuta acciones moralmente cuestionables en nombre de Dios.

Y Dios puso a prueba a Abraham y le dijo: Toma a tu hijo, tu único hijo, al que amas, Isaac; ve con él al país de Morija, y allí ofrécelo en holocausto sobre una de las montañas que te diré.

Temor y Temblor – S. Kierkegaard

Soren Kierkegaard, el considerado padre del existencialismo, en su obra Temor y Temblor, nos narra la historia de Abraham, quien al ser puesto a prueba por Dios, venció la tentación, conservó la fe y recibió inesperadamente a su hijo por segunda vez. Una historia que, en la perspectiva de Kierkegaard, nos habla del fanatismo desmedido.

Dios del cielo, yo te doy las gracias; vale más que me crea un monstruo antes que perder la fe en ti.

Temor y Temblor – S. Kierkegaard

Estas eran las palabras de Abraham, que, justificando su acto como un deber divino, no dudó en ofrecer como sacrificio a su propio hijo. La cuestión aquí es ¿Realmente debió Abraham obedecer una orden tan cruel y arbitraria? ¿Dios puede alterar el orden moral establecido, aún si esto fuera injusto? Según Kierkegaard, la fe nos impulsa a creer en lo absurdo y nos aleja de nuestros sentidos. Rose le disparó al Alphonse con la intención de matarlo, solo porque el Padre se lo ordenó en nombre de Dios.

Quien se entrega a la fe sin resquemores, se abandona a sí mismo.

S. Kierkegaard

La fe y la Filosofía están hechas para darle fortaleza al hombre al enfrentar las adversidades de la vida y lograr trascender; no para perder nuestras identidades y nuestra capacidad de razonar. Kierkegaard no ataca directamente a la religión, ataca a quienes se pierden a sí mismos al entrar en ella, y así distorsionan los buenos mensajes.

Esto es un claro reflejo del personaje de Scar, al principio se abandona a sí mismo en la fe. Odia a los alquimistas porque alteran la realidad que Dios le ha proporcionado a la vida. Pero este rechazo es generado por algo que no entiende y no conoce, por eso mismo resulta que la alquimia es un tabú en su cultura. El hombre, si bien es curioso por naturaleza, también le teme a lo desconocido y a lo que no puede explicar. Con el tiempo, si bien Scar no abandona su fe, se abre a los demás y les da la oportunidad de que le muestren una perspectiva diferente; todo ello gracias a la influencia de los hermanos Elrick y de un sabio buena onda. Pero sobre todo gracias a Winry Rockbell. El primer conflicto de Scar con la ciencia se generó cuando Edward le demostró lo hipócrita que es usar la religión como excusa para la venganza. Aún si esto tuviera una perspectiva socio-cultural diferente desde la cosmovisión Ishvalana (nacionalidad de Scar), nadie tiene el derecho de quitarle la vida a otra persona. Por otra parte, Scar aborrece la alquimia por alterar el orden natural de las cosas; pero contradictoriamente, él utiliza alquimia, argumentando que para derrotar el mal a veces hay que ensuciarse un poco las manos, y que ello es un precio que está dispuesto a pagar para limpiar las impurezas del mundo.

Aún con todo esto, la ciencia puede ser igual y hasta peor que la religión. Edward no es capaz de negar las masacres que se han generado en nombre de la alquimia y el avance tecnológico. La masacre de Ishval casi extermina toda una raza. Esto podría tener un fácil paralelismo con la bomba de Hiroshima, una de las muchas cicatrices de la ciencia contemporánea. El desarrollo de Scar en la serie es muy bueno, pero aún más impresionante para mí, es el desarrollo del personaje de Winry. Que si bien para algunos les puede parecer intrascendente, o su personalidad molesta, a mi gusto ha sido uno de los personajes más importantes, ya que sirvió de catalizador para el desarrollo no solo de Scar, sino también de Edward. El mensaje que la serie da sobre la venganza y el racismo, están muy bien trabajados. Por lo que le dedicaré una columna aparte donde veremos todo esto de una manera más detallada.

Continúa la próxima semana…     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.