Tríada Primate

Poesía y Humanidades

Mis tristes memorias eléctricas | F es de Fantástico #27

3 minutos de lectura

F es de Fantástico #27, una columna de J. R. Spinoza


Ajedsus Balcázar Padilla es un escritor mexicano originario de Chiapas, quien ha publicado en decenas de revistas literarias como: Anapoyesis, Poetómanos, Espejo Humeante, Teoría Ómicron, Relatos increíbles, por mencionar algunas. Él mismo dirige la revista literaria El Axioma. En 2021 publicó su libro de relatos “Mis tristes memorias eléctricas” (título que hace alusión a la novela de Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”) que consta de 132 páginas en las que se nos presentan treinta y nueve historias de ficción especulativa.

Ajedsus apuesta a la brevedad, con muchos de los relatos de dos cuartillas, los más largos no exceden las cinco. Sus historias son pinceladas a posibles futuros, como quien mira a través de un vidrio empañado y sólo ha limpiado una fracción para poder ver al otro lado.

“Mucha gente lloraba al salir de las arcas, algunos tal vez por la alegría de encontrar un poco de consuelo en esta nueva roca planetaria, pero otros más, se lamentaban al recordar los familiares perdidos en la caótica Tierra”.

En este cuento Exomigración, publicado también en Teoría Ómicron (https://teoriaomicron.com/cronistas-omicron-exomigracion/), Ajedsus nos narra la búsqueda de un nuevo hogar para la raza humana. Su narrativa es ágil y no se detiene en demasiados tecnicismos, sólo lo justo para contar una buena historia, breve, con un relámpago que si pestañeas te pierdes de toda la acción.

Otro de mis cuentos favoritos fue “Nuevo Continente”, publicado también en revista Engarce (https://engarce.com/nuevo-continente-ajedsus-balcazar-padilla/), en el que el autor narra una ucronía prehispánica que nos abre un abanico de posibilidades y que personalmente me emocionó, un mundo rico del que bien se podría sacar una novela.

“Pero ellos eran más fuertes y sin dudad, con un gran manejo de los potenciales mágicos de su tierra.

En cambio, nosotros, la vaga utilización de la pólvora y metal, nos dejó con fuerza para la batalla, pero sin astucia para sobrevivir en lugares hostiles y macabros.  Donde la realidad podía ser manipulada con brujería ancestral. La Santa Inquisición, nos había desprovisto de todo este tipo de potenciales en nuestros pobladores, una gran parte de los magos y brujas, habían sido quemados en la hoguera”.

El autor nos ofrece brevedad, construyendo sus historias en poco espacio, algo que al leer la contraportada cobra sentido, pues la promesa de una expansión del universo Ajedsus Balcázar, se encuentra presente. En la contraportada dice:

“Las historias aquí planteadas, suponen un bocadillo para ingresar a mundos más amplios, que serán explicados en próximas publicaciones”.

Mis tristes memorias eléctricas es un libro que recomiendo a todo aquel que guste de la fantasía, el terror, pero sobretodo, de la ciencia ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.