Tríada Primate

Poesía y Humanidades

Tres cuentos breves de Julio Torri | F es de Fantástico #16

3 minutos de lectura

F es de Fantástico #16, una columna de J. R. Spinoza


Nacido el 27 de junio de 1889, el coahuilense es uno de los escritores más emblemáticos de México. Reconocido por su poema en prosa, sus minificciones y su narrativa breve, Julio Torri se escribe con mayúsculas en la historia de la literatura mexicana. Un premio de cuento breve en Coahuila, que año con año se postula, lleva su nombre. Leyendo su obra, de la cual buena parte se encuentra gratis en internet, me encontré con tres cuentos que llamaron mi atención y que me gustaría analizar un poco y compartir.

El primero, A Circe: Que juega con la épica de la Odisea, precisamente con dos puntos, la parte donde navegan cerca de las sirenas, parte que trastoca, porque según el mito se hizo amarrar al mástil, sin embargo, el Odiseo de Torri dice lo siguiente:

“He seguido puntualmente tus avisos. Mas no me hice amarrar al mástil cuando divisamos la isla de las sirenas, porque iba resuelto a perderme”.

Y la parte donde el héroe griego yace con la diosa Circe. Es a ella, a quién en esta brevísima narrativa (la cual también podría ser catalogada como un poema en prosa), le cuenta su desventura:

“¡Circe, noble diosa de los hermosos cabellos! Mi destino es cruel. Como iba resuelto a perderme, las sirenas no cantaron para mí”.

Es bellísimo. Cada uno podrá interpretar el texto como lo desee. Yo, creo que Torri se refiere a que cuando uno no va decidido a vencer, “las sirenas no cantan para uno”, no le es permitido alcanzar la gloria. Con un pequeño cambio en el mito, nace un texto riquísimo con un tema completamente diferente y profundo, todo esto lo logra el autor en tan solo: seis renglones. Pueden leerlo gratis, aquí:   https://ciudadseva.com/texto/a-circe/

El segundo, Los unicornios: Bebe del canon bíblico. El relato del diluvio universal. Se cuenta una breve historia del por qué, los unicornios y otras especies mitológicas no subieron al arca. El unicornio es un símbolo del arte y la belleza que va en detrimento ante la titánica industria. Las selvas desaparecen al tiempo que las ciudades se ensanchan.

 “¿Qué significaban para él los unicornios?, ¿qué valen a los ojos del gerente de una factoría yanqui los amores de un poeta vagabundo? No poseía siquiera el patriarca esa curiosidad científica pura que sustituye a veces al sentido de la belleza”.

El texto se puede leer gratis en el siguiente enlace: https://ciudadseva.com/texto/los-unicornios/

El último texto, El vagabundo: Nos habla de un artista de circo que vive con poco menos de lo necesario al día. Durante una de sus habituales funciones de escapismo, hallándose dentro de un saco, decidió desaparecer. Sólo que esta vez para siempre. La crítica a la apatía de la sociedad en el cuento es palpable:

“Mas a nuestro cirquero tampoco volvió a vérsele por el pueblo. Y lo curioso del caso era que nadie había reclamado en la posada su maletín.

Pasados algunos días se olvidó el suceso completamente. ¡Quién se iba a preocupar por un vagabundo!”.

https://ciudadseva.com/texto/el-vagabundo-2/

Decir mucho, con poco, es un arte. Muestra de pericia en el oficio de escribir. Julio Torri lo sabía hacer a la perfección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.