Tríada Primate

Poesía y Humanidades

Code Geass: El egoísmo tras el telón del conflicto | Versailles Anime #14

10 minutos de lectura

Versailles Anime #13, una columna de Francisco Maldonado


Este artículo contiene spoilers de Code Geass, esto es necesario para hablar con libertad de la serie y tener un análisis mucho más preciso.

Code Geass es una serie anime realizada por los estudios Sunrise. Fue dirigida por Goro Taniguchi y escrita por Ichirō Ōkouchi, el diseño de los personajes estuvo a cargo del grupo CLAMP (Diseñadoras de los personajes de Cardcaptor Sakura). Como lo prometido es deuda, empezamos el 2021 con una columna dedicada a una de las series más aclamadas de los últimos años y cuya popularidad (bien merecida) permanece. Tomando en cuenta que hace más de 10 años que terminó su emisión, vale la pena entender las razones que más allá de su aclamado final, lo tienen considerado por muchos como uno de los mejores animes de la historia.

Inicialmente, esta serie pertenece al género Mecha, como hemos señalado en otras oportunidades, este género no es precisamente uno de los más valorados, al menos fuera de Japón, pero en este caso, casi cono en Evangelion, los mechas son solo un pretexto o acompañamiento a la trama principal del anime. Code Geass nos presenta una batalla de ideales que va más allá del bien y del mal, que se notan dentro de las mismas facciones, dentro de las familias, dentro de las parejas y dentro de los mismos personajes. La serie nos plantea cómo es cargar con un ideal que necesita de mucha sangre para ser llevado a cabo, como es renunciar a tu identidad y a tu esencia para buscar una justicia fundamentada en la pérdida. El punto fuerte de Code Geass es que todos quieren lograr sus objetivos, ya sea de manera diplomática o por la fuerza, pero todos se anteponen a sí mismos, dejando muy delgada la línea entre el heroísmo y la ambición.

La serie nos presenta un mundo dividido en tres facciones, la Unión Europea, la Federación China y el Imperio de Britania ¿les suena familiar? Pues bueno, estos últimos son los antagonistas de la historia, al menos a primera vista. Este imperio conquistó y anexó a Japón a sus territorios, cambiándole el nombre y denominándolo Área 11. Aquí conoceremos a los dos personajes principales de la historia, Lelouch, un hijo del emperador que fue desterrado de los territorios principales del imperio y enviado a vivir al Área 11, conocerá a Suzaku un joven japonés de fuertes ideales y convicciones que cree en poder cambiar el imperio desde adentro. A partir de aquí encontraremos una lucha entre la revolución y el imperio, misma que escala a nivel global, desatando una guerra mundial por el control de un territorio con potencial mineral para fabricar armas ¿les vuelve a sonar familiar? Cada bando se irá convirtiendo en el villano conforme la trama avanza, porque como les dije antes, esta es una lucha de ideales, no importan los bandos, no importa el bien ni el mal o los sacrificios, lo importante en Code Geass es que nadie será capaz de poner sus ideales a un lado, sin importar lo que esto signifique.

“Buenas noches. El día de hoy, nuestros ciudadanos, nuestra forma de vida y nuestra libertad, fueron atacados en una serie de deliberados y mortales actos terroristas…”

Inicio del discurso de George W. Bush como presidente de los Estados Unidos después de los ataques del 9/11.

¿Saben cuál es el problema con esta clase de discursos? Que no tienen ninguna intención de dar condolencias a quienes fallecieron en los ataques o de invitar a la ciudadanía a una reflexión, sino que toman los eventos dolorosos y los usan como justificación para una respuesta bélica. Hitler impulsó la segunda guerra mundial bajo su visión egoísta de lo que según él era lo mejor para el mundo y así surgen casi en su totalidad los conflictos a gran escala. Sin embargo, así somos los seres humanos, actuamos según nos convenga y solo reaccionamos ante algo cuando nos afecta. Pero aún esta reacción irá encaminada en cubrir nuestra necesidad, por ridícula que esta sea, como por ejemplo vaciar las perchas de papel higiénico como respuesta inmediata a un virus; y esto porque en el fondo, somos egoístas. Code Geass nos habla de este egoísmo, nuestro protagonista es un príncipe exiliado de una super potencia mundial, cuyo ideal es la supervivencia del más fuerte. Lelouch odia a Britania, pero lo hace porque mataron a su madre y dejaron a su hermana inválida, no hay una razón altruista detrás de aquello que lo motiva a convertirse en Zero, su alter ego y líder de la rebelión. Lelouch sabía que su inteligencia no era suficiente para llevar a cabo su venganza, así que cuando recibió el Geass (poder para controlar a la gente) y se unió a la rebelión, empezó su plan para destruir Britania.

La serie nos muestra un Japón lleno de desigualdad, pobreza, discriminación, terrorismo, hambre, opresión y miedo, uno al inicio puede pensar que esta es la historia de una revolución y de cómo un imperio es derrocado por la voluntad férrea de un pueblo unido, pero no, el título de la serie no es La rebelión de Lelouch por nada, lo que motiva a nuestro protagonista es el odio, la revancha, la venganza, pasamos gran parte de la serie pensando que con los eventos de los que es testigo, en algún punto se convertirá en un libertador, no obstante, cada capítulo resalta la premisa que nos fue planteada desde el segundo capítulo, somos testigos de la historia de un justiciero, de un hombre que ya se ha decidido a sacrificarlos a todos, que no busca un final feliz, sino que busca el final de todo. Lelouch manipula a los japoneses a través de la figura de Zero, y a través de esa misma figura fue capaz de fundar una nación, pero al final de la primera temporada deja todo eso de lado por su hermana, de esta manera nos damos cuenta que la guerra que presenciamos se ha librado desde su inicio por motivos personales, por los ideales de una persona.

Del lado de Britania tenemos a Suzaku, su mejor amigo, quien es la contraparte del protagonista, él está lleno de valores e ideales de paz, es alguien que no está dispuesto a sacrificar inocentes ni mentirle a nadie para alcanzar la libertad de Japón, él cree que puede cambiar el sistema desde adentro, Suzaku es un japonés que ingresó a las fuerzas armadas del Imperio de Britania, por lo que es constantemente considerado como un traidor. Más allá de los ideales de justicia que vemos en Suzaku, él también está ahí por un trasfondo egoísta; mientras la conquista de Japón tomaba lugar, el padre de Susaku quien era el primer ministro, estaba decidido a hacerle frente a Britania, pero su hijo, siendo aún un niño, decidió matarlo porque para su manera de ver las cosas, era inútil resistirse, vendiendo a su país a costa de sus propios ideales. Susaku busca redención para si mismo, consigo mismo, no busca la libertad, él quiere aliviar su consciencia.

El anime se hace fuerte mostrando un elemento que ya teníamos en Death Note, la pregunta de si el fin justifica los medios. Esto se reitera una y otra y otra y otra vez durante el anime, me gustó cómo en los primeros capítulos mezclaban el asunto, mostrándonos que no todo era blanco y negro, y que la realidad es gris. Esta antítesis entre Lelouch y Suzaku nos invita a reflexionar como a pesar de que parecen ser tan distintos, en realidad son similares, Lelouch debe asumir la soledad como un precio a pagar por la manipulación que ha ejercido y por otro lado Susaku quien lleno de culpas y dudas al propiciar un ideal que se sabe incapaz de cumplir, siempre termina fallando al momento de proteger lo que más quiere. Tanto Lelouch como Suzaku están muy bien definidos. En todo momento tenemos bien claras sus motivaciones y sus acciones son coherentes con éstas, cada uno tiene una forma de ver la realidad y cree que lo que está haciendo está bien y lo que hace el otro, mal, pero es totalmente entendible por la historia que tienen detrás, la cual también está muy bien explicada sin necesidad de hacerla extremadamente enrevesada.

Al ver la serie nos preguntamos ¿cuál es el bando correcto? Es difícil escoger un bando, la serie se encarga de engancharte con los personajes y sus motivaciones, de tal manera que todas te parecen buenas y malas a la vez, a momentos te identificas con Lelouch y a momentos con Suzaku, lo que está clarísimo son las dos veredas del argumento, la venganza y la redención, ambas unidas por el ya mencionado egoísmo, y presentadas como justificativo para quienes se han parado en cada una de ellas. ¿Un acto de venganza puede generar redención? ¿Si mi redención requiere de un acto de venganza, seguiré buscándola? Code Geass nos muestra como el ser humano proyecta sus deseos y los asume como ideales sociales cuando tiene la capacidad de llevarlos a cabo a gran escala, es decir, en un debate sobre cualquier tema todos creemos tener la razón y creemos que nuestra cosmovisión haría del mundo un mejor lugar, por lo que en el momento que tuviésemos el poder suficiente, llevaríamos nuestros ideales a cabo. El ser humano no suele detenerse a pensar que la forma en la que vemos el mundo responde a nuestras experiencias previas, por lo que de tener la capacidad de plasmar esas ideas y al final hacerlo, caeríamos en un acto egoísta, porque no somos iguales al resto, no tenemos los mismos miedos y no luchamos con los mismos demonios, es verdad que hay muchas necesidades que todos compartimos, pero ¿sería realmente eso lo que nos motive?

El Geass le dio el poder a Lelouch para sumar gente a su causa y manipularlos para llevar a cabo su venganza. ¿Cuántas veces hemos visto en el conflicto una oportunidad para ganar una ventaja? Suzaku fue un kamikaze desde el inicio, quería morir como un héroe para aliviar su conciencia, era su culpa la que limitaba su capacidad para proteger a quienes decía querer. En cuantas ocasiones hemos encontrado en la autodestrucción el escape a nuestras culpas, generando una coraza que no aliena de las personas que amamos o de nuestros propios sueños.

Creo que el egoísmo detrás telón del conflicto no solo atañe a los gobernantes mundiales, quienes obviamente responden a agendas mucho más grandes que sus figuras, mismas que están llenas de intereses inmensos. Este egoísmo está en la familia, está en la escuela, en el trabajo, en nosotros mismos. Es más fácil ganar cuando todos están divididos, podemos ser muy hábiles y hablarles a todos los bandos para al final quedarnos en el que luzca como vencedor. Todos los conflictos nacen del momento en que nadie quiere ceder para que el otro gane, en no ser cordiales al conducir, en el no querer mostrarse vulnerables, porque todos debemos vernos fuertes y bien siempre, ¿verdad? Creo que el egoísmo no es solamente el no querer que el otro tenga ventaja, sino en el fingir una actitud, porque la vulnerabilidad es sinónimo de debilidad. Egoísmo también es caminar con careta, porque estamos dejando de compartir con quienes son cercanos a nosotros nuestro verdadero yo.

¿Lelouch era egoísta? Si. ¿Lelouch manipuló a toda una nación? También. Vuelvo a esto porque a muchos no les gustó el tramo final de la serie, muchos creen que las historias deben terminar grises y abiertas, lo que creo que en muchas historias encaja y está bien; en Death Note éramos nosotros quienes decidíamos si todo lo ocurrido fue correcto o no, pero creo que Code Geass merecía ese final de redención, del cual no haré spoiler. Estoy seguro de que una persona es más que la suma de sus partes, el transcurso de la vida es gris y no me refiero a triste u opaca, sino más bien a que es una mezcla de luz y oscuridad, constantemente caminamos en la línea que divide estas dos fuerzas, pero nos debatimos entre matices de ambas, aunque es al final donde decidimos a cuál de las dos va a pertenecer el legado que decidimos dejar, más allá del camino, creo que siempre tendremos una última bala de plata que nos permitirá tener acceso a una redención, todos haremos daño mientras existimos, por eso todos tenemos situaciones a enmendar antes de partir, y creo que el mayor egoísmo de todos es insistir hasta el final en que hicimos todo bien y que no tenemos nada que corregir. Code Geass es un viaje del egoísmo a la redención, una que no todos llegan a alcanzar, pero a la que todos tuvieron acceso; la serie nos muestra que siempre hay un origen para el conflicto y que hasta que no desatemos ese nudo, el telón no puede caer, seguiremos viendo lo más obvio, que seguramente es lo que nos interesa ver, porque no será nuestra responsabilidad, siempre será la culpa de alguien más. Lelouch decidió tomar en sus manos el peso de ese telón y abrirlo definitivamente a todos, hacer evidente el origen. Para terminar, quiero dejarte con una última pregunta, ¿estarías dispuesto a exponerte para hacer evidente los conflictos que rodean a los tuyos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.