Tríada Primate

Poesía y Humanidades

¿Cómo el anime retrata la maldad? | Versailles Anime #32

7 minutos de lectura

Versailles Anime #32, una columna de Francisco Maldonado


Revisitando un anime de aquellos poco conocidos, al menos desde mi perspectiva, pude darme cuenta que muchas veces lo más peligroso que podemos hacer es creer que entendimos algo, porque nos lleva a tomar decisiones y posturas en base a una perspectiva limitada, y, por ende, peligrosa. El día de hoy, les traigo mi visión y conclusiones acerca de Texhnolyze (Hiroshi Hamasaki – 2003), una obra perteneciente al culto underground de este arte. Sobra decir que habrá spoilers. No dañarán tu experiencia, y espero que las siguientes líneas, llenas de mis pensamientos, te impulsen a verla.

Texhnolyze, es una serie de anime dirigida por Hiroshi Hamasaki; el guion estuvo a cargo de Chiaki J. Konaka y fue producida por Yasuyuki Ueda; Yoshitoshi Abe fue responsable del diseño de personajes.​ Los eventos toman lugar en la destruida ciudad de Lux. La ciudad es gobernada por tres poderosas organizaciones: Organ, la Unión de la Salvación y Racan. La serie se enfoca en Ichise, un joven peleador clandestino que pierde algunos miembros de su cuerpo por la ira de uno de sus promotores. En la descuidada y ruinosa ciudad de Lux, el joven Ichise, un peleador clandestino, sin nadie a su lado y mutilado, se embarca a una aventura donde descubre oscuros secretos de la ciudad y su gobierno. Ichise es tomado como sujeto de pruebas de una joven doctora, la cual lo usa para practicar lo último de la tecnología llamada Texhnolyze, piezas prostéticas con partes biomecánicas. Entre todos los eventos, un visitante llamado Yoshii llega al pueblo subterráneo, dice venir de “arriba”. Yoshii intenta comprender el estado actual de la ciudad y descubre secretos de las poderosas organizaciones que gobiernan, ocasionando el caos y poniendo en peligro el destino de Lux.

En cuanto al apartado artístico, creo que es valioso mencionar a Edward Hooper, pintor realista e impresionista estadounidense del siglo XIX. Fue muy conocido por sus “relatos” de la soledad a través de sus cuadros, en los que representaba la vida de sus contemporáneos durante esta época de grandes avances tecnológicos en dicho país. Algo que, resulta un tanto irónico si lo relacionamos con la serie y la vida en sí, ya que, cuanto más avanza la sociedad, la alienación avanza de la misma forma en la existencia del ser humano. Obviamente, la influencia de este artista no se encuentra en el guion, sino más bien en el apartado visual. No solo que la serie recrea muchas de sus obras como planos, sino que, la serie toma muchos elementos de su composición y paleta de colores, para generar el concepto visual y estético.

Quiero empezar este análisis, con el personaje más importante y, al mismo tiempo, protagonista de la historia; sin el cual, la historia como tal no podría tener lugar, hablo de la ciudad de Lux. Hay tres maneras en las que podríamos interpretar a esta ciudad, las dos primeras podrían resultar flojas y reductivas, dado que son juegos de palabras. En latín, el término Lux significa luz, lo que nos dice de manera casi directa es que, al ser el único sitio en el planeta donde aún existen seres humanos reales, es el lugar donde se encuentra la luz, la esperanza. Aunque, irónicamente, Lux es una ciudad subterránea, cuya electricidad es suministrada por la superficie.

También podríamos acercarnos al término Lux, desde la pronunciación, la cual se parece mucho a la palabra luck, la cual significa suerte en inglés, lo que nos puede guiar a que esta ciudad está bendecida o tiene esta suerte. Estando completamente consciente de que estos dos primeros análisis suenan a guion de youtuber primerizo, hay una tercera línea de interpretación, pero para darle forma, es necesario ponerle un lente religioso a la revisión de la historia completa de esta obra. Vamos a centrarnos en la cosmovisión judeo-cristiana, más específicamente en el libro del Génesis.

La ciudad de Lux es una representación alegórica de la ciudad de Babel o Babilonia en la Biblia, y no tan solo a nivel arquitectónico, haciendo alusión a la torre que está ubicada en el centro de la ciudad, de la cual, en el capítulo 20 de la serie, se nos muestra la habitación del pico de la torre, donde podemos ver al alcalde de la ciudad de la superficie, quien parece saberlo todo y estar en todos lados, casi como una deidad. Por otro lado, esta torre es una clara referencia la historia de la Torre de Babel, la torre que fue creada para alcanzar a Dios, desafiando y desobedeciendo a Dios con este mismo acto, dejando a Babilonia como un símbolo de idolatría. Lo que, en términos religiosos, difiere mucho de la manera en que normalmente usaríamos el término, haciendo referencia a la devoción y adoración por un dios que es falso.

En la Biblia, la ciudad de Babilonia es descrita como una ciudad con muchas etapas, en las cuales, muchas personas catalogadas como “herejes” o con estilos de vida “incorrectos”, eran exiliadas a esta ciudad; algo muy parecido a la historia original de la ciudad de Lux, la cual fue construida por los exiliados de la superficie, quienes fueron separados por tener ideas y estilos de vida muy diferentes a los que la superficie permitía. Por otro lado, en algunos pasajes bíblicos, se describe a Babilonia como una mujer pelirroja, lo que nos puede hacer pensar en el personaje de Ran, y por qué esta es la profeta, quien correrá el mismo destino que la ciudad. Aunque, vale la pena decir, que muchos analistas bíblicos están de acuerdo en que, cuando la Biblia hace referencia a mujeres, se está generando una imagen representativa de la iglesia. Pero, cuando aparece este señalamiento a la mujer de Babilonia, se hace hincapié en el peligro que esta representa, iglesias falsas creadas para controlar a la gente con dioses falsos.

Continuando con los temas religiosos, tenemos que hablar del personaje de Ran y el significado de la máscara de zorro que lleva consigo. En la religión sintoísta, la cual es considerada por los religiosos como la religión originaria de Japón, la cual, en un resumen muy simple, se basa en venerar a los dioses y espíritus de la naturaleza. Ahora bien, lo que nos interesa de esto, son los llamados Senko, que en castellano sería algo así como “zorro celestial”, quienes tenían la función de mensajeros entre los dioses y los humanos, algo así como lo que, en casi todas las religiones, se entiende como un profeta; lo que justamente es Ran.

Todas las agrupaciones de esta obra tienen la intención de representar diferentes segmentos de la sociedad y las formas en que estos afrontan la vida. Para empezar, tenemos a Órgano, una asociación de empresarios y mafiosos, del tipo Yakuza, quienes buscan tener el poder a cualquier costo. En segundo lugar, tenemos a La Unión, quienes vendrían a ocupar el rol de enemigos de Órgano. Sus miembros se aferran a un ideal de vida, el cual es en sí, estar contra todo aquello que implique una nueva manera de hacer las cosas, es decir, estamos hablando de un bloque conservador. En tercer lugar, tendríamos a Racan, quienes vendrían a ser los “outcast” de la serie, aquellos que no encuentran un lugar fijo en la sociedad, que quieren es capar de ella y no están de acuerdo con el sistema. Y por último, tenemos al pueblo de Gabe, quienes representan a los grupos religiosos extremos.

Una vez definidos estos segmentos, todos ellos se mueven dentro de una corriente nihilista y existencialista, siendo estas, las corrientes filosóficas que rodean la serie. En términos generales el nihilismo busca eliminar todas las meta narrativas o estructuras superiores que, sin una explicación verificable, nos determinan y gobiernan. Lo que no implica no creer en nada, sino más bien, implica creer en aquello que es demostrable. A su vez, la serie nos muestra que, dentro de la misma corriente, ante la ausencia de un “orden superior” el ser humano es libre de ejercer poder sobre otro sin ningún tipo de límite o consideración, dejando la puerta abierta para todos los niveles de oscuridad a los que el individuo tenga acceso; abandonando así y por completo, su humanidad.

El anime busca retratar dos de las posiciones más populares acerca de la maldad, la de Rousseau, quien decía que el hombre es bueno por naturaleza, y que es la sociedad quien lo corrompe. Y la perspectiva de Maquiavelo, quien, por el contrario, creía que el hombre era malo por naturaleza, pero la sociedad lo obliga a ser bueno. Dentro de este arte, encontramos villanos simples que salen de “malolandia”, y otros más complejos, con los cuales llegamos a identificarnos y hasta empatizamos con sus conceptos. Más allá de la corriente filosófica con la que te identifiques, es real que las condiciones materiales que rodean al ser humano, determinan mucho, sino todo, de su estructura interna, y es ahí, dónde animes como Texhnolyze se centran. ¿Cuándo la injusticia deja de ser normal y se convierte en horror? ¿Qué hace que un héroe para los desfavorecidos de la sociedad sea un monstruo para quienes tienen todo garantizado? ¿Qué justifica una guerra? ¿Qué actos nos definen buenos o malos? ¿Quién determina la bondad y la maldad?

En la próxima columna, buscaré darle un cierre al análisis de la columna anterior acerca de los villanos y la simpatía que nos provocan.        

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.