Tríada Primate

Poesía y Humanidades

Full Metal Alchemist: Brotherhood. Los abismos del protagonista (parte 2) | Versailles Anime #26

7 minutos de lectura

Versailles Anime #26, una columna de Francisco Maldonado


Tercer abismo: La piedra filosofal.

Llegamos al tercer y último abismo, los hermanos Elric, por diferentes eventos, terminan teniendo un código muy difícil de descifrar, el mismo que contiene las instrucciones para la creación de las piedras filosofales. Con este artículo, Edward sería lo suficientemente poderoso para desafiar el intercambio equivalente y recuperar al fin sus cuerpos. Con toda la esperanza y siendo este el único método que hasta ese momento les otorgaba alguna posibilidad, descifran el código. Pero lo que obtuvieron como resultado, fue que el material necesario para crear estas piedras, son las vidas de seres humanos. Aquí, es donde tenemos de nuevo un dilema ético; además es donde creo que se empieza a reflejar de manera más visible la ética Kantiana de los hermanos Elric. Hay una frase de Immanuel Kant en su libro llamado Fundamentación de la Metafísica de las Costumbres que dice:

Es imposible nada en el mundo o fuera de él que pueda ser llamado absolutamente bueno, excepto una buena voluntad.

Immanuel Kant

Aquí conviene preguntarnos: ¿Qué es realmente una buena voluntad? Para Kant, es aquella voluntad que actúa por el deber, es decir, Kant interioriza lo esencial de la ética. Kant sitúa su núcleo, no en la acción per se y aún menos en las consecuencias de la acción, sino en los motivos interiores que llevan al ser a obrar. Y es que seamos honestos, el ser humano no actúa por “deber” desde que se despierta hasta que se acuesta, el día a día está compuesto por actos mecánicos y otros placenteros que no se computan dentro del campo de la ética y que son moralmente neutros. Creamos acciones que se realizan con vistas a alcanzar un fin, no necesariamente por deber, sino también por gusto, placer o inclinación de cualquier tipo. Kant, respeta estos ámbitos de existencia humana que no son parte de la estricta moralidad. Es más, él los denomina Imperativos Hipotéticos. Pero cuando hay que hablar de ética, eso sí conlleva hablar de deber; y, por ende, es hablar de la razón práctica o mejor dicho, de el imperativo categórico.

Pues bien, una filosofía práctica como es la kantiana, nos habla de la libertad como la capacidad de regirnos por la razón, de poder obedecer las reglas que nosotros mismos como ser racional nos hemos impuesto. Básicamente, una ley moral. Los hermanos Elric quieren conseguir sus cuerpos, pero sin lastimar o matar a nadie. Tanto Mustang como Hawkeye, viendo que son simples niños, les comentan que ello es absurdo y muy inocente de su parte, que solo están siguiendo una senda más difícil. Y es que resulta normal que lo digan, ellos son militares, han matado a muchas personas en nombre del deber. Pero este al final es el camino que decidieron transitar, Roy Mustang está dispuesto a ser el villano de la película con tal de traer un mejor futuro a las próximas generaciones. Los héroes en tiempos de guerra no son más que asesinos de masas en tiempos de paz. Por su parte, Hawkeye no cree que su palabra tenga peso porque sus manos están manchadas de sangre.

Es incondicional, no atiende a circunstancias empíricas, es obligatorio, universal. Corresponde a la moral autónoma y su cumplimiento es lo que hace que el sujeto adquiera su dimensión trascendental.

Immanuel Kant

Luego de saber los materiales de las piedras filosofales, a los hermanos Elric, se les presentaron múltiples oportunidades para usarlas y recuperar sus cuerpos. Pero ellos siguieron siendo fieles a su ética, al imperativo categórico responde una llamada a la humanidad.

Obra de tal modo que trates a la humanidad, tanto en tu propia persona como en la de los demás, siempre y al mismo tiempo como un fin, y nunca solo como un medio.

Immanuel Kant

Utilizar la piedra filosofal, sería utilizar a todas esas personas como un medio para su fin. Hubo cierta controversia sobre si esas almas fallecidas no son más que energía almacenada, o si caso contrario, son seres humanos que viven y respiran. Y es que, de cierta manera, Edward tuvo un dilema con eso, tuvo que vivir con ese remordimiento luego de salir del cuerpo de Glutony, ya que, si él aceptaba que esas almas que utilizó eran simple energía, entonces Alphonse, por extensión, también sería una simple energía dentro de una armadura. Pero tal vez lo más destacable sea que ambos se mantienen firmes en su compasión, aún mucho antes de obtener las respuestas. Como la ocasión en que Edward se refirió a aquel monstruo que crearon como un humano, inclusive le hizo una tumba. O la vez que no pudo evitar sentir pena por Envy, convenciendo a Roy de que no lo matara.

Tanto para Kant como para los hermanos Elric, todos tienen el derecho a vivir, todos tienen sus derechos como individuos, el hombre es un fin en sí mismo y no un medio para los fines de los demás. El ser humano debe vivir para si mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificar a los demás por si mismo. El momento en que Ed entró en una nueva etapa de maduración, fue en su charla con Hawkeye, cuando esta le habla del autosacrificio de Roy Mustang por el país, y este le recrimina que es solo un acto de autosatisfacción, recordando al instante lo que aprendió con Alphonse en su primera batalla con Scar, cuando intentó sacrificarse por él. De cierta manera, Edward estuvo respondiendo a esos sentimientos de Alphonse desde aquel día de lluvia; estamos vivos, y estando vivos podemos hacer algo no solo por nosotros sino también por la humanidad, el sacrificio no lleva a ninguna parte, levántate y camina hacia adelante. Siempre que tengas la oportunidad de vivir, tómala y actúa para darle algo de valor a la vida.

En cada tomo que reviso, capítulo que veo nuevamente y cada diálogo que repaso, no puedo evitar sentir lo bien escrita que está esta serie. Personajes que se sienten vivos, que tienen errores y aprenden de ellos. Personajes que entienden el valor de la vida, uno es todo y todo es uno. Todos somos una pieza que forma parte de la gran corriente del mundo, solo podremos convertir esa corriente en algo positivo a través de nuestras “buenas voluntades”. En el capítulo 72 del manga es donde mejor se nos muestra esto, Winry decide no tomar el camino de la venganza y decide curar a hombre que curiosamente lleva por nombre Scar (cicatriz). Winry no lo puede perdonar a Scar por lo que hizo (mató a sus padres), los Ishvalanos nunca podrán perdonar todas las atrocidades cometidas contra ellos, pero deben aguantar esa rabia. Necesitan estar de pie para cortar los lazos de odio en el mundo, esto es lo que Kant denomina como “buena voluntad”, el actuar por deber.

Kant nos habla mucho en sus obras, de como uno de sus grandes referentes fue Jean-Jaques Rousseau:

Soy un investigador por inclinación. Siento una consumidora sed de conocimiento, la inquietud que acompaña al deseo de progresar en él, y satisfacción a cada avance que se produce en él. Hubo un tiempo en que creía que esto constituía el honor y despreciaba a la gente, que no sabe nada. Rousseau me corrigió en esto. Aprendí a honrar a los hombres, y me sentiría más inútil que el trabajador común si no creyera que esta opinión mía puede dar valor a todos los demás para establecer los derechos de la humanidad.

Immanuel Kant

Llámenme loco, pero mucho de la evolución de Edward Elric a lo largo de sus tres abismos en esta frase de Kant. Y más aún, si hablamos del clímax más ético de la serie. El cual es una prueba de cuánto ha madurado y aprendido Edward a lo largo de su travesía, el momento en el que derrotan a Padre. La guerra finaliza y el mundo está a salvo, pero ahora, Edward está tratando de encontrar de forma desesperada, una manera de recuperar a un Alphonse que rompió sus ataduras con su armadura para que Ed recupere su brazo, un Alphonse que sabe que su hermano volverá por él. En cuestión de pocos minutos o dos páginas, la obra le da dos opciones, usar una de las piedras filosofales o aceptar el sacrificio de Hohenhaim. Pero ¿por qué tienes que morir por él? Usar otra vida para traer de vuelta a Alphonse sería como usar a un ser humano para un fin, además de ser algo que ni siquiera el mismo Alphonse querría.

Es una escena muy conmovedora porque es la primera vez que Edward se refiere a Hohenhaim como su padre. Y creo que es en ese momento donde su mente le hace click, decide sacrificar no una vida, sino su puerta de la verdad. Edward, recordando todas sus experiencias, todo lo que aprendió y a todos sus seres queridos, le gana a una muy contenta verdad, que lo felicita por tener la capacidad de ganar sin perder sus principios tanto éticos como morales, y sin que nadie tenga que perder la vida. La serie finaliza con nuestro protagonista con su automail (prótesis) en su pierna izquierda, su cicatriz que le recordará sus errores, pero que al mismo tiempo es su soporte para seguir caminando. Una lección sin dolor no tiene sentido, y eso es porque no se puede ganar algo sin sacrificar algo a cambio. Sin embargo, una vez que hayas soportado ese dolor y lo hayas superado, ganarás un corazón que es más fuerte que todo lo demás, un corazón de acero.      

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.