Tríada Primate

Poesía y Humanidades

HunterxHunter: Un verosímil coherente que nos sorprendió (parte 2) | Versailles Anime #28

5 minutos de lectura

Versailles Anime #28, una columna de Francisco Maldonado


Gon es un personaje totalmente ajeno a todos estos dioses griegos contemporáneos, a esas almas puras que nadie en nuestra realidad podría aspirar a tener. Gon es imperfecto, él no es un héroe. Él pierde la mayoría de sus batallas, es capaz de abandonar todo lo que ha logrado por un simple ataque de ira. Gon no va por el mundo luchando contra villanos al azar que atentan con destruir el universo, sino que, simplemente lucha contra los individuos que se cruzan en su camino, contra quienes son un obstáculo para lograr sus objetivos. El hecho que sea un niño de catorce años nos ayuda a entender esta moralidad tan rara, el cómo puede ir de un polo a otro de una manera tan natural sin sentir el menor remordimiento por sus decisiones. Como todo niño, a veces no razona y visiblemente actúa según lo que le dictan sus emociones. Él tiene cosas muy buenas, pero también tiene defectos, y esto es lo que le permite formar un lazo de afecto con el espectador, porque esto es lo que hace que Gon no se sienta artificial, como una figura de valor ajena a lo mortal.

La progresión de la historia en HunterxHunter es excelente y se siente natural. Como ya había mencionado antes, cada arco no solo está perfectamente relacionado argumentalmente, sino que no se sienten desconexiones dentro de su flujo. Togashi es un mangaka que tiene en cierto grado un planeamiento previo de su historia, esto le entrega la posibilidad de que su historia se vuelva más orgánica y que algo que se implemente en la trama, no se sienta forzado o antinatural. Por ejemplo, cuando se nos presentó al nen dentro de la trama, no se sintió como un plumazo del escritor, ya que desde el inicio la trama nos había dado pequeños indicios de su existencia; ya sea Hisoka emanando sus ganas de matar a través de su nen o de Ilumi cuando manipuló a Killua. Cada evento individual de nuestros protagonistas, estaba controlado desde un inicio, y esto pasa porque la continuidad de la historia, nunca se rompe. No hay un lugar al cual “volver” luego de terminar una saga, tampoco nos quedaremos sentados hasta que una nueva amenaza aparezca, básicamente, todo empieza donde terminó el arco anterior.

Togashi es un escritor muy bueno, y el hecho de que sea tan detallista hace que el haber creado dos obras tan importantes del shounen (Yu Yu Hakusho) no sea casualidad. Este autor es capaz de cambiar las tonalidades de la historia de manera minuciosa en cada arco para que la narrativa no se estanque y todo se acople de forma progresiva y funcional. Lo que logra con esto, es que un tono predomine demasiado en un arco, él no quiere que la esencia e identidad gris de la serie se pierda con un arco demasiado feliz o muy oscuro. Así que, detalladamente va cuidando los desarrollos y abismos para que la historia no pierda su fluidez, para que arcos con una perspectiva más oscura, se acerquen al espectador con una cara más suave. El éxito de este concepto narrativo no es solo por Togashi, sino que Mad House (estudio de animación) juega un papel fundamental en este logro, consiguiendo acompañar y potenciar el guion a través de sus juegos de sombras y combinaciones de colores.

HunterxHunter tiene dos versiones adaptadas de la obra original, la versión de 2011 y la de 1999. Su distinción más clara es su animación, la versión de 1999, se destaca por tener un aura más oscura, con diseños de personajes más fieles al manga, donde se veían más adultos, por lo que obviamente, la tonalidad era más adulta. Por otro lado, la versión de 2011, se destaca por tener una paleta de colores muy brillante, fuerte, que emana felicidad por donde se lo vea. Además, los personajes se ven más amigables y más jóvenes. La diferencia radica en que mientras la trama avanza, su tonalidad empieza a oscurecer, hasta llegar a la cúspide de lo trágico y de los oscuro, y eso mis amigos, es narrar con luz.

En esta versión de 2011 podemos darnos cuenta que la tonalidad de cada arco responde al reflejo de la psique de los protagonistas. En el primer arco del cazador, aún en medio de todo ese mundo cruel y crudo, se nos muestra todo de una manera desinteresada, inocente y hasta feliz, con una paleta muy colorida y viva, y esto es así, porque es la manera en la que lo vive Gon. En cambio, el arco de York Shin, es tremendamente oscuro porque así es como vive lo vive Kurapika, la paleta de colores se apaga, para dejar al rojo como único protagonista; representando la venganza, ira y ceguera emocional de este mismo. Aquí cabe decir que en la versión de 1999 este arco (York Shin) se adapta muchísimo mejor, no solo por los diseños más adultos que tenían los personajes, lo que aportaba mucho más a la ambientación, sino por la puesta en escena mucho más sombría, melancólica y seria que se generaba con su palera de colores y su dirección de arte.

Aún cuando en el arco de Greed Island la muerte estaba a la vuelta de la esquina, la serie, a través de su arte, nos arroja una imagen de amistad y transición, porque así es como lo viven tanto Gon como Killua. Así que, podríamos decir que el cambio de tono es progresivo y varía con cada personaje a lo largo de toda la obra. La idea es ir preparando todo hasta llegar a la cereza del pastel. No se pasa de un arco tremendamente feliz a otro tremendamente oscuro, sino que Togashi ubica los eventos de tal manera que el cambio de tono no se sienta brusco y arruine la imagen que el anime quiere transmitir. HunterxHunter no quiere ser una serie trágica, pero tampoco busca contarnos un cuento de hadas.

Por último, hay que mencionar algo muy importante, y es sobre el pilar más fuerte de esta obra, que es sin duda su sistema de poder, el cual, no solo es el más complejo del shounen, sino que también es el más efectivo. Este da la posibilidad de que ningún personaje sea totalmente superior al otro en lo que se refiere a poderes, todos son capaces de vencer a cualquier usuario, no solo dependiendo de sus estrategias, sino también del tipo de habilidades que haya creado y del tipo de especialidad que usen. Pero, esto será algo que analice en otra columna. Por ahora, vienen análisis mucho más actuales, para que se encuentren con series de temporada, que, hasta el día de hoy, me han volado la cabeza. Espero disfruten las siguientes columnas y que después, disfruten las obras.         

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.